Diciembre 6, 2022

Radio Generación Inclusiva

Somos La Voz De La Inclusión

ARTE DE GUERRA’ V/S RAYADO URBANO

EL ARTISTA PLÁSTICO CHILENO MARCELO GUERRA, EN ENTREVISTA PARA EL PROGRAMA RADIAL ‘EXPRESO ENTRE VIDAS’, DENUNCIA SU MALESTAR POR LAS “MANCHAS SUCIAS” SOBRE FACHADAS DE CASAS Y EDIFICIOS CON FIRMAS, RAYAS Y GRAFFITIS QUE AFLORAN POR TODO CHILE COMO PLAGA, Y EXPLICA CUÁL ES LA ESCENCIA REAL DEL VERDADERO ARTE.

Youtube: Expreso Entre Vidas

Por lejos, Marcelo Guerra, es de esas personas que viven la vida a pinceladas. ¡Si!, manipula telas, madera y vidrios, y a punta de tinturas en diversas variables tonales, apoyado en espátulas, dedos, brochas, paletas y mucho talento, da forma con su particular sello, a imaginarios que no dejan a nadie indiferente. Es que ya son más de 30 años de rodaje como artista plástico, y eso le permite entrar en sintonía fina con quienes saben apreciar lo que es de alta gama. Por eso, son magnéticas sus creaciones, atrapan las miradas, saca aplausos, y por supuesto, también expone en galerías de arte de Chile, Estados Unidos y Europa.

Ufff, con ese aplomo, de quien sabe de bellas artes, habla en exclusiva con Erick y Cathy para el programa radial ‘Expreso Entre Vidas’.

– ¿Qué le parece el look de las calles de Chile post estallido social?
Guerra: me parece muy mal, se ve sucio. Las calles, casas, edificios, esculturas y hasta el piso rayado.

– ¿Qué sensación le genera?
Guerra: la verdad es una mezcla de sentimientos. Da pena y rabia. Lo que se pinta ,no es arte.

– ¿Cómo define lo que se pinta popularmente en las calles de la capital de Chile?
Guerra: La mayoría de lo que veo al transitar por las principales arterias de Santiago es basura. No se puede llamar arte. Hay manchas horribles por todos lados. Escasos son los murales que se podrían rescatar como verdadera expresión de aporte al entorno y paisaje.

– ¿Qué le gusta entonces?
Guerra: Por ejemplo, rescato el museo a cielo abierto que se encuentra en la Avenida Departamental casi al llegar a la autopista norte-sur. Y también, los esfuerzos que se han hecho en algunas estaciones del tren subterráneo, aunque, también hay que decir aquí que no todo es de mi completo agrado.

-Es crítico del arte usted…
Guerra: Yo creo que tengo aprecio por el buen gusto, y desecho el mal gusto de plano.

-¿Se puede vivir del arte?
Guerra: No ha sido un camino fácil de transitar. Vivir del arte es todo un desafío, pero no me quejo, afortunadamente me ha ido bien.

– A la hora de pintar ¿cuál diría que es su mayor fortaleza?
Guerra: Pinto lo que me gusta y la gente que aprecia mi trabajo también valora lo que hago, y ahí está mi verdadera fortaleza. Logro transmitir emociones que hacen sentido.
– Usted ha pintado de todo. Desde arcángeles hasta caballos, pasando por arte figurativo, abstracto, hiperrealismo y realismo mágico. ¿Qué lo ha marcado más dentro de esa diversidad de estílos?
Guerra: Mmmm no sé. Soy uno de los pocos pintores diocesanos contratado oficialmente por la Iglesia, pero sí, he pintado diversas representaciones religiosas a lo largo del territorio nacional. Algunas de mis obras se pueden ver en murales en los monasterios de las Carmelitas, centros de estudio para seminaristas, obras en cúpulas de iglesias, capillas y parroquias de La Pintana y San Bernardo, por mencionar algunas.

– Su arte llegó hasta la Santa Sede…
Guerra: entre el 2006 al 2008, me encargaron la misión pintar el retrato del beato italiano Nicola Donofrio, el cual fue presentado a los feligreses en la misma Plaza de San Pedro. Y con posterioridad, el otrora Secretario de Estado del Vaticano, y el propio Papa, dialogaron conmigo sobre arte religioso y otros proyectos ligados a retratar los últimos momentos de Cristo.

E.Bellido / C. Reinberg

SI DESEAS SABER MÁS, TE INVITAMOS A ESCUCHAR LA ENTREVISTA Y VER LAS PINTURAS DE ESTE DESTACADO ARTISTA EN “EXPRESO ENTRE VIDAS” (6) Episodio 21: “Guerra al arte: críticas al rayado urbano” – YouTube

¿A QUÉ SE DEBE EL ÉXITO DE GUERRA?
Renuente y evidentemente incómodo ante este tipo de consultas, entre forzado y comprometido, finalmente, sale de la voz del propio creador la respuesta… “nunca creí en los imposible. Soy de los pocos muralistas que trabajan la iconografía y simbolismo plástico asociado a la historia y arte sacro propio de la Iglesia Católica y otros credos religiosos. Quizás por eso me logré abrir camino”.
Aunque más que hablar de éxito, el opta por dialogar de sus proyectos múltiples. “Me encanta pintar cuadros con temáticas seriales”, dice Guerra. Prueba de ello son sus ‘mimos’, ‘caballos’, ‘cuerpos’, y series de naturaleza muerta.

OBRAS POR TODAS PARTES
Si bien, sus obras se han diseminado por diversos rincones del orbe, llegando a pintar murales en Israel, España, Italia, Marruecos y Estados Unidos, en Chile también es factible encontrar huellas de su legado como, por ejemplo, en pleno centro de Santiago, en el Hotel Galerías para ser preciso.
Y en el sur, para este periodo estival, si por esas casualidades efectúa la ruta del vino, podrá apreciar sus trazos muralistas inundados de realismo mágico e hiperrealismo realizará en el nuevo Museo del Vino emplazado en la localidad Lolol.
Políticos, empresarios y autoridades de las ramas de orden y seguridad han sucumbido al magnetismo que genera el arte que siembra Guerra tras su andar. Carlos Cardoen, el ex Director General de Carabineros Alberto Cienfuegos, entre otros ilustres parlamentarios, se suman al listado de retratados.
Elogios de los críticos de arte han llovido para Marcelo Guerra, aunque su nombre resuena más fuera que dentro de las fronteras chilenas. Destaca su paso por la Feria Anual de Arte de Manchester y en la Galería Lander de Inglaterra; además de montar exposiciones de acrílicos sobre tela en La Habana de los hemanos Fidel; en México, Inglaterra y China, todo lo cual da cuenta de la universalidad de su obra.
La versatilidad del artista made in Chile, se ha dejado ver para cautivar nuevos seguidores en las principales galerías de Estados Unidos, México, Colombia, Cuba, Italia, Suiza, España, Alemania, Israel y Francia.
Quizás las reiteradas invitaciones y requerimientos se deben a que su mayor virtud es no dejar nunca indiferente la retina de nadie. El artista es capaz de crear o intervenir espacios, provocando sensaciones hasta los más inexpertos sobre la materia. Es que las lecturas que sugieren sus cuadros son tan variadas, inquietantes e inesperadas que tienden a generar y estimular el imaginario, invitando a especular interpretaciones que invitan al sano debate apreciativo y a reflexionar de historia y estética mediante la sensibilidad de sus osadas abstracciones.
A tanto a llegado la extensión de su obra, que incluso la Bomberos y la propia PDI lo ha requerido, pero no por nada delictual, sino para ser parte de montajes itinerantes que sensibiliza sobre distintos tópicos sociales.

AVAL FORMATIVO
Guerra estudió Licenciatura en Arte en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Recién licenciado, montó en 1988 una exposición con el material de su tesis en el Lincoln Center, próximo a Denver. Producto del alto impacto que generó en los asistentes, obtuvo como premio un cupo liberado para estudiar en el Taller de Arte Moderno de Colorado, en Estados Unidos. Actualmente, posee su taller de arte, a solo pasos de la emblemática Plaza Italia, en pleno corazón de Santiago.